Salud para ti

Salud mental: lo que debemos saber

Salud mental lo que debemos saber

Las enfermedades mentales son desórdenes del cerebro que desestabilizan el pensamiento, los sentimientos, el estado de ánimo y la habilidad de relacionarse con otras personas. Tal como la artritis es una enfermedad de las articulaciones, los desórdenes mentales son enfermedades del cerebro que pueden resultar en una disminución de la capacidad de hacer frente a los problemas de la vida diaria. Pueden afectar a todas las personas independientemente de la edad, la raza, el sexo, la religión o su nivel económico.

De acuerdo con la National Alliance for the Mental Ill (NAMI), cinco millones de personas en los Estados Unidos de América sufren de algún tipo de desorden cerebral severo. Los estudios conducidos por el National Institute of Mental Health (NIMH), han estimado que 17.6 millones de norteamericanos sufren de depresión cada año, costando aproximadamente un estimado de 44.000 millones de dólares en tiempo perdido y baja productividad.

No obstante, a pesar de la importancia de las enfermedades mentales, una encuesta de la National Mental Health Association encontró que muchos americanos todavía no creen que los desórdenes mentales sean "enfermedades".

- 71 por ciento cree que las enfermedades mentales son causadas por debilidades emocionales.

- 65 por ciento cree que las enfermedades mentales son causadas por una crianza defectuosa.

- 35 por ciento cree que las enfermedades mentales son causadas por conducta pecaminosa o inmoral.

- 43 por ciento cree que las enfermedades mentales son causadas en cierta forma por el propio individuo.

Muchas personas erróneamente creen que el que sufre una enfermedad mental puede "en forma instantánea salir de ella" o "auto-recuperarse". Las investigaciones sobre el cerebro en las últimas dos décadas han demostrado que muchas enfermedades mentales pueden ser atribuidas a deficiencias en los neurotrasmisores como la dopamina o la norepinefrina, estableciendo de esta forma una causa biológica para la enfermedad.

La depresión es el más común de los desórdenes psiquiátricos (17%), seguido por el alcoholismo (14%) y la ansiedad (13%). Trastornos alimenticios, esquizofrenia y desórdenes obsesivo-compulsivos son también modalidades de enfermedades mentales.

Para las personas que sufren enfermedades mentales, una evaluación diagnóstica a ser llevada a cabo por un psicólogo o un psiquiatra es el primer paso para recibir un tratamiento adecuado, el cual dependerá del resultado de la evaluación.

Algunos casos muy leves pueden ser tratados con psicoterapia solamente. Las personas con la enfermedad de moderada a severa con frecuencia se benefician con medicamentos antidepresivos o ansiolíticos.

Las investigaciones han demostrado que la mayoría de los pacientes obtienen mejores resultados con un tratamiento combinado: medicamentos para obtener un rápido alivio de los síntomas, y psicoterapia para aprender las formas más efectivas de lidiar con los problemas de la vida diaria.

Otra forma de tratamiento, para aquellos que sufren de formas debilitantes de enfermedades mentales, es la terapia electroconvulsiva, pero esta es usada solamente en individuos en los cuales enfermedad es muy severa o amenaza su vida.

Vejiga hiperactiva

Vejiga hiperactiva

En México sólo el 1 por ciento de los hospitales cuenta con tecnología urodinámica para diagnosticar la incontinencia urinaria, padecimiento que afecta a 6.7 millones de personas, dice un gineco-obstetra.

"Esa situación significa que somos un país en vías de desarrollo, que los recursos médicos se destinan a prioridades como sueros orales para los niños que están muriendo por deshidratación, y eso es explicable. En la medida en que nuestros país salga del subdesarrollo y podamos formar parte de un primer mundo, entonces será más accesible la posibilidad de tener equipo sofisticado en todos los hospitales del país", señala.

Esta enfermedad no mata a la persona que la padece, pero si la aísla, ya que la pena de orinarse involuntariamente y la frecuencia de ir al baño más de 8 veces al día, la agobian.

En la actualidad esta enfermedad que muchos cargan de por vida y mantienen en secreto, porque creen que el algo normal, producto del envejecimiento, es diagnosticada con métodos sencillos e "ingeniosos".

"Si no cuento con el equipo electrónico, le doy una borcelana al paciente y con un cronómetro mido desde el momento que escucho que empieza a caer la orina hasta que termina, por esta vía puedo conocer el volumen y el tiempo de micción, esos resultados los puedo extrapolar a los parámetros que están dentro de los equipos sofisticados, y saber si el paciente está orinando bien o no", explica.

El especialista dice que para determinar este padecimiento se pretende lanzar una campaña de educación médica para que el médico aprenda a diagnosticar con imaginación, y no diga que como no cuenta con los estudios de urodinamia no puede hacer la evaluación.

Son Pocos

Es mucha la demanda y pocos los centros hospitalarios que ofrecen los servicios de urodinamia, así que en los lugares como el Centro Médico Siglo XXI, La Raza y el Hospital Militar tienen programados muchos estudios con meses de anticipación, sencillamente, porque se encuentran saturados.

"No se compran más equipos porque no hay la gente que los sepa manejar ni médicos disponibles para hacerlo. Lo que sucede es que a nivel de los administradores no hay demasiado interés en esto, en un país donde hay personas que necesitan otros estudios, como la tomografía o la resonancia magnética, se le dedica más atención y más recursos a estos factores prioritarios de la salud, que a la incontinencia de la orina", refiere un urólogo.

Los laboratorios de urodinamia no son lugares que le den ganancias a nadie, por una razón, agrega, son estudios muy tardados que pueden durar hasta tres horas, con el apoyo de un técnico y el médico que supervisa, ay sea un ginecólogo o un urólogo.

Tratamiento

La vejiga hiperactiva es un padecimiento más común entre las mujeres. Se sabe que de 4 personas con este problema sólo 1 es hombre.

Mucha gente no comenta esta situación con su médico porque piensa que el normal y se resigna a vivir con el olor a orina.

Cuando se decide a confesar su secreto, su vida cambia totalmente, la mayoría de las veces con sólo someterse a fisioterapia conductual y tratamiento farmacológico.

La primera vía es la fisioterapia de reeducación vesical, la cual tiene como propósito que el paciente pueda orinar en tiempo fijos y preestablecidos, para incrementar de forma progresiva los intervalos entre las salidas de orina.

Dentro de las opciones de tratamiento se encuentra la Tolterodina, medicamento que en opinión de los especialistas, sirve para que los pacientes vean reducido el número de escapes de orina y las veces que van al baño, aunque está contraindicado en pacientes con glaucoma.

Cuadro clínico

*Deseo miccional intenso y temor al escape de orina

*Incontinencia de urgencia

*Pérdida involuntaria

Recomendaciones

*Quitar el tabú a la incontinencia urinaria

*Tratar este problema con el médico

*Saber que es una enfermedad que no mata, pero si aisla

*El hombre debe acudir con el urólogo

*La mujer debe estar pendiente de las infecciones vaginales

*Disminuir el consumo de café, cerveza, tabaco e irritantes